Turismo Rural


El Turismo Rural se desarrolla en áreas rurales con organizaciones de tipo colectivo que manejan la actividad turística planificando, gestionando y cuidando los recursos naturales, culturales e históricos que sirven de atractivo en sus territorios.

Argentina cuenta con una gran cantidad de estancias dedicadas al turismo, ubicadas principalmente en las regiones de Buenos Aires, la Patagonia, Córdoba y el Norte Argentino. Las diferencias principales, se hallan en el clima, la arquitectura y la gastronomía, en hospedajes que varían en sus dimensiones, desde estancias que superan las 100.000 ha. hasta microemprendimientos como granjas y huertas de 1 ha. de extensión.


Los servicios ofrecidos son, el agroturismo, que pretende mostrar y explicar al turista el proceso de producción en establecimientos agropecuarios. La actividad turística consiste en alojarse en casas rurales, donde los propietarios ofrecen actividades relacionadas con el mundo agrario y rural, como la alimentación con productos de cosecha propia, paseos en caballos, práctica de deportes de riesgo, experiencias con animales, escuela de ecología, viajes en carruajes o cursos de cocina artesanal; o el etnoturismo, una nueva actividad turística en auge que conecta al turista con culturas milenarias que transportan a los orígenes del ser humano en este mundo. Algunos de los lugares que se pueden visitar son Villa Quila Quina, en Neuquén, donde antiguas familias de la comunidad mapuche Curruhuinca que viven en esta villa se dedican al cultivo de huertas y cuidado de animales; o al norte de la provincia de Salta para convivir con culturas de siete pueblos originarios y con puesteros rurales del chaco salteño.


Sitios para visitar en Buenos Aires son: Lobos, Cañuelas Luján, e ideales para descansar de los ruidos de la ciudad; se destaca por su encanto y gastronomía la estancia Bella Vistade Guerrero, en Castelli. En el resto del país, Helsinfors en El Calafate, Las Mercedes en Misiones y Finca Los Álamos en Mendoza.


Además, se pueden realizar otras actividades como pesca y caza, trekking, observación de fauna y flora autóctonas, o disfrutar de apasionantes partidos de polo o de pato, considerado el deporte nacional y de una guitarreada junto a bailes folklóricos. Los museos rurales constituyen también una opción interesante, donde se rescata la historia familiar y productiva de las poblaciones locales.


Califica y comenta sobre Turismo Rural



¡Calificar!

star star star star star
No se puede mostrar la imagen del código de verificación

Info relacionada